Anuario Ornitológico de Cantabria

Mito

Aegithalus caudatus ~ Long-tailed Tit

30/05/2019 Ernesto Villodas
Bando de pollos volantones en las Cárcobas de Laredo.
08/05/2016 Máximo Sánchez Cobo
1 pareja con sus jóvenes volanderos en sus primeras exploraciones a orillas del río Saja.
08/11/2014 JESÚS Y BELÉN
Un ejemplar en los árbolitos junto a la carretera, próximos al Monasterio de Montehano, entre los dos diques.
03/04/2013 Marta Marcos
Un ejemplar coge plumas sueltsa de una gallina cazada presumiblemente por un zorro para hacer su nido.
15/06/2011 Máximo Sánchez Cobo
1 pollada en sus primeros movimientos, comparte espacio con otra pollada de Carbonero Garrapinos. Es a unos 1000 m snm.
26/05/2010 Antonio Rodríguez Arduengo
Entre las 07:55 y las 07:56 horas, en una zona cercana a donde han criado, se localiza al grupo familiar de mitos. Se ven varios individuos evolucionando por los árboles y se oyen sus vocalizaciones. Se identifica visualmente a uno de los adultos y a uno de los pollos, cuyo plumaje sigue siendo diferente al de sus padres pero con la cola igual de larga. Por la tarde, entre las 17:30 y las 17:55 horas se ve evolucionar al grupo familiar de mitos en los árboles de los jardines que están al otro lado de la carretera. No es posible contar a todos los ejemplares que se mueven por la zona, porque no paran ni un momento, pero parecen estar los cuatro pollos y los dos adultos. Los padres acuden a cebar a sus crías, que vuelan ya con mucha soltura.
18/05/2010 Antonio Rodríguez Arduengo
En la familia de mitos que criaron en el seto de aligustre de un jardín toca abandonar definitivamente el nido. Si a primera hora de la mañana (07:50 horas) ya salía uno de los pollos, a las 17:15 horas ya no quedaba ninguno ni en el nido ni en todo el jardín. Al día siguiente, a primera hora de la mañana, se localiza a los dos adultos y se oye a los pollos en un árbol cercano, en una zona arbolada situada a unos 100 metros de su lugar de cría. En los días posteriores no se vuelve a localizar a la familia de mitos, que se debe de haber ido alejando de árbol en árbol.
17/05/2010 Antonio Rodríguez Arduengo
Los dos miembros de la pareja de mitos que están criando en el seto de aligustre de un jardín siguen acudiendo con frecuencia a cebar a sus pollos y a retirar sus sacos fecales. No siempre acuden, como hacían antes, los dos miembros de la pareja a cebar a la vez, viniendo a veces por separado, seguramente por la gran demanda de comida de sus hijos. A las 20:50 horas uno de los pollos salta por vez primera del nido y se posa en las ramas del seto que tiene por delante, evolucionando torpemente por ellas. Luego se dirige de nuevo al nido, en el que no puede entrar por estar sus hermanos asomados a la entrada. Cuando sus padres acuden a cebar, el pollo volandero, que está situado sobre el nido, se baja hasta la entrada, pero sus padres no lo ceban. Sus hermanos a veces lo confunden con uno de sus progenitores y abren la boca cuando lo ven aparecer. Finalmente, pasados unos minutos, consigue volver a entrar en el nido con sus hermanos. Al día siguiente, a las 07:50 horas vuelve a salir un pollo del nido (quizá el mismo del día anterior).
10/05/2010 Antonio Rodríguez Arduengo
Los dos miembros de la pareja de mitos que están criando en el seto de aligustre de un jardín acuden con frecuencia a cebar a sus pollos y a retirar sus sacos fecales. Se ven cuatro pollos que se ven asoman a la entrada del nido, desde donde abren sus bocas todo lo que pueden, para recibir la ceba de sus padres cuando los oyen llegar. Los adultos hacen las cebas desde el exterior, y ya no entran al nido, como hacían unos días antes, en que sus pollos aún no asomaban. Después de algunas de las cebas, el adulto de turno recoge un saco fecal recién excretado por alguno de sus hijos, que se da la vuelta para echarlo, mientras sus hermanos siguen de cara a la entrada, en espera de comida.
05/05/2010 Antonio Rodríguez Arduengo
Los dos miembros de la pareja de mitos que están criando en el seto de aligustre de un jardín acuden con frecuencia (aproximadamente cada cinco minutos) a aportar comida (se identifican típulas y orugas) a sus pollos y a retirar sus sacos fecales. Generalmente vienen juntos los dos miembros de la pareja y cada uno hace una entrada en el nido para entregar su comida a los pollos en el interior, saliendo a continuación y haciendo luego lo mismo su compañero. Otras veces entra el primero, hace la ceba y luego recibe desde el interior la comida de su pareja, que no llega a entrar, para dársela a las crías. En una ocasión uno de los mitos ceba a los pollos desde la entrada del nido, y se ve por el agujero a una de las crías abriendo la boca para recibir su ración.
Ir a página   1 2
No hay citas sin revisar para esta especie